Contraseña olvidada

Coloque su correo electrónico para continuar

¿Ya tiene una cuenta Hipereventos? Iniciar Sesión
¿Mo tiene una cuenta Hipereventos? Regístrate

Usuario olvidado

Coloque su documento de identidad para continuar

¿Ya tiene una cuenta Hipereventos? Iniciar Sesión
¿Mo tiene una cuenta Hipereventos? Regístrate
×
Cuida tu alimentación en el 2020

Cuida tu alimentación en el 2020

¿Cuántas veces inicias el año diciendo que quieres cambiar tus hábitos, comer mejor, disminuir el porcentaje de grasa o iniciar el entrenamiento? Y, ¿cuántas lo logras?. La mayoría de las veces iniciamos súper motivados y ya para febrero dejamos nuestras metas a un lado.
 
Pero, te propongo que hagas un plan de acción con expectativas reales, específicas y alcanzables para que puedas lograr lo que tanto anhelas. Es decir, si tu propósito es consumir más agua, plantéate metas más pequeñas para lograr tu objetivo tales como: colocar alarmas en el celular para recordarte de consumirla, llevar contigo un termo cada vez que salgas de casa, beber un vaso de agua en cada comida. Muchas veces el fallo viene porque nos planteamos objetivos irrealistas o muy amplios, tipo, “quiero perder peso”, pero falta definir preguntas como: ¿cuánto voy a bajar? ¿cómo voy a bajar de peso? ¿cuánto tiempo necesito para llegar al peso que quiero? 
 
Una de las armas más poderosas y la primera que debemos utilizar, es la visualización, piensa, imagínate y siente lo que representaría alcanzar el objetivo que buscas. Apóyate en imágenes, palabras, fotos y frases que te recuerden tu propósito, tu imagen mental.
 
Luego, una vez que inicies el proceso de cambio, el compromiso y la disciplina marcarán la diferencia. Según Pyeton Manning, la actitud con la que abordas las situaciones determina el éxito o el fracaso. Tu mente es la que hace que todo lo demás funcione. La actitud de los campeones, hace que las cosas pasen así las posibilidades sean casi “imposibles”.
 
Crea una estrategia sustentable y ganadora. Te mereces el tiempo para ejercitarte y para comer bien. Toma la responsabilidad para mantener tu salud y condición física. Cuando cambias el lenguaje que tienes contigo de “lo voy a intentar” o “quizás” a lo “haré” y “lo voy a hacer” tu comportamiento cambia. La motivación siempre fluctuará, pero se vuelve irrelevante cuando a pesar de que a veces no te sientas tan motivado, continúas haciendo lo que dijiste que ibas hacer.
 
Debes comer por placer y por mejorar tu rendimiento, ten en cuenta que la buena nutrición te mantendrá enérgico, alerta y enfocado en tus objetivos. Nadie se concentra ni tiene un buen rendimiento cuando tiene hambre o sed.
 
Construye un plan de alimentación ganador, aprende de nutrición, asesórate con profesionales adecuados (nutricionistas) que puedan ajustar tus requerimientos y estrategias según lo que mejor te convenga. Investiga sobre alimentos y planea lo que vas a comprar en el supermercado con anticipación.
 
Siempre ten contigo meriendas con alimentos ricos en nutrientes, la mayoría de las personas que experimentan ansiedad, es porque por lo general, no consumen suficientes alimentos durante el día. Por ende, tener meriendas como frutas, frutos secos, semillas y yogurt pueden ayudarte a mantener los niveles de glucosa en el día.
 
Siempre mantente consciente mientras comes, ¿has escuchado sobre la alimentación consciente? Utiliza tus sentidos y saborea lo que comes y bebes. Presta atención, disfruta de cada bocado. Y piensa que cada vez que comas, estás nutriendo tu cuerpo, llenándolo de salud. No tiene sentido que todo lo hagas por obligación, que tengas una mala relación con la comida.
 
Si el plan en algún momento dado no sale como lo habías pensado, no te preocupes y vuelve a retomar. Eres humano, aprende de lo ocurrido y evoluciona. La determinación es clave.
 
Para afuera las obsesiones, no te juzgues constantemente, si estás decidiendo hacer cambios, tienes que saber que no son de la noche a la mañana, llevan su tiempo y trabajo. Acepta a tu cuerpo, ya verás que si eres consistente, los cambios que esperas, llegarán. Obsesionarte por tu ingesta calórica y por el ejercicio que haces, más que una solución es un problema y puede ser perjudicial para tu salud.
 
A la hora de entrenar, llena a tu cuerpo de combustible de excelente calidad. No llenarías el tanque de tu carro con gasoil si lleva gasolina, ¿no? lo mismo debe ser con tu organismo, mientras mejor sea la calidad de tus comidas, más nutrientes tengan tus alimentos y seas más específico a la hora de competir en lo que alimentación se refiere, los resultados llegarán.
 
La planificación y la organización van a ser tus mejores amigos. Mientras tengas menos improvisación en tu alimentación, vas a poder cumplir con el plan de una mejor manera. Parte del proceso requiere que nos mantengamos con ganas de aprender y ser disciplinados para hacer un cambio en nuestras vidas, deja el miedo y empieza, ¡el momento es ahora!
 
 
Autor: Andrea Gilmond
Instagram: @eating4winning
18/02/2020
 
 
 

Fecha: Jueves 05 de marzo de 2020